Novedades


Aumentan controles y vigilancia a las clínicas y centros de estética

Ante las alarmantes cifras de fallecidos y pacientes afectados por malas cirugías plásticas o pésimos procedimientos estéticos, las autoridades de salud de Medellín y Antioquia realizan una serie de visitas de vigilancia y control a los lugares que ofrecen estos servicios y a los que son reportados por la ciudadanía.

 

Según el secretario de Salud y Protección Social de Antioquia, Héctor Jaime Garro, en la vigencia del año 2016 se han adelantado varias actividades para intervenir situaciones que se relacionan con complicaciones y fallecimientos por procedimientos de cirugías plásticas e intervenciones estéticas: seis visitas de inspección y vigilancia, originadas por muertes de pacientes, y más de 15 visitas por peticiones, quejas y reclamos (ver gráfico) de los pacientes o familiares.

 

Aunque reconoce que cada procedimiento quirúrgico o intervención estética tiene un nivel de riesgo, el funcionario departamental enfatizó que el peligro aumenta cuando los servicios son prestados por profesionales que no son idóneos, o se realizan en instituciones que no cumplen con los respectivos estándares de calidad.

 

Por su parte, la Secretaria de Salud de Medellín, Claudia Arenas Pajón, aseguró que su despacho ya identifica esta situación como un problema de salud pública, el cual tiene varios frentes por abordar.

 

En lo que va de 2016 han resultado afectadas 23 personas por este tipo de mala praxis: una con domicilio en Envigado, otra de Sabaneta, una de Alejandría, otra que vivía en Estados Unidos y 19 que residían en Medellín; de las cuales han fallecido ocho personas.

 

De los casos, el mayor rango de edad en riesgo es de los 21 a los 39 años. En cuanto a los sitios donde se practicaron los procedimientos, más de 15 casos casos se presentaron en centros de estética, seis en una IPS y dos fueron en un spa. Los tipos de complicación son: nueve por infección, tres de sepsis, una por perforación, dos de hemorragia, una necrosis, una por infarto y seis depresiones respiratorias.

 

“Hemos encontrado que el censo de estos establecimientos es variable, porque cuando se cierran o se clausuran, abren inmediatamente en otro punto de la ciudad con otro nombre o razón social y a estos hay que sumarles a los que operan en la clandestinidad. Muchos no cuentan con el talento humano idóneo para los procedimientos, desconocen las normas y realizan la prestación de servicios que no tienen habilitados. Falsedad en documento y falta de ética en algunos profesionales que hacen este tipo de procedimientos y quienes prestan su nombre para firmar por otros tipos de procedimientos delicados. Deficiencia en la información brindada al paciente y sus familiares, entre otros hallazgos”, comentó Arenas Pajón.

 

A través de la Secretaría de Salud de Medellín, muy pronto quedará habilitada una línea telefónica y otros canales virtuales para que las personas puedan denunciar sus casos, no solo quienes hayan sido víctimas, sino también los ciudadanos que quieran denunciar o reportar sitios clandestinos que estén operando sin licencias.

 



Publicaciòn:07/06/2016 - Tag:SALUD, ACTUALIDAD