Novedades


Son los hospitales empresas socialmente responsables

  

En la edición anterior dábamos una mirada inicial a la Responsabilidad Social Empresarial y concluíamos la importancia de ampliar el debate sobre la necesidad de incorporarla en la gestión empresarial.

 

Debate que toma relevancia en el sector de la salud con los últimos acontecimientos relatados por los medios de comunicación sobre supuestos hechos de corrupción dentro de algunas Empresas Sociales del Estado.

 

Este tipo de eventos que terminan convirtiéndose en escándalos de opinión pública, generan crisis de toda clase: legitimidad,  reputación corporativa y por supuesto social, justamente en organizaciones cuya esencia reside en ser empresas socialmente responsables. Por lo tanto, es importante prestarle atención detallada al tema.

 

Los hospitales, aún desde la connotación de empresas,  tienen la promesa de aliviar el daño y no hacer daño, de ser justos, pero sobre todo éticos, de generar recursos, pero administrarlos adecuadamente. Principios como la transparencia y el comportamiento ético no pueden continuar ausentes en instituciones cuyo objeto social lo exige aún más.

 

Adicionalmente, el gobierno corporativo de las entidades de salud debe tener una estructura que garantice el equilibrio entre lo económico y lo social, lo individual y lo comunitario. Entre tanto, la junta directiva no puede ser una figura que juega el rol propuesto por el director de la institución, por el contrario, debe ser parte activa, capaz de cuestionar las acciones propuestas y velar por el cumplimiento de los objetivos. Por su parte, los códigos  de ética y buen gobierno, deben estar reflejados en la cultura organizacional y no permanecer únicamente escritos en un papel.

 

Las únicas empresas que pueden ser catalogadas como responsables socialmente, son las que  garantizan la sostenibilidad en todos los aspectos: social, ambiental y económico, responden al compromiso con las futuras generaciones y velan por lo que demanda la ley, pero sobre todo por lo que es ético.

 

Para concluir, el liderazgo directivo debe reconocer la Responsabilidad Social como una prioridad en la organización; ser trasparentes y hacer las cosas bien, más que una prioridad, es una obligación, y es la oportunidad de transformarse y transformar un país.



Natalia Gil Pulgarín.

 



Publicaciòn:11/15/2016 - Tag:SALUD / OPINION